Vikingage

La remodelación de esta casa en Barranquilla está inspirada en un club

Vivir con las comodidades de un club. Ese era el objetivo de los propietarios de esta casa en Barranquilla, donde las zonas exteriores están pensadas para disfrutar sin restricciones del favorable clima. 0

Reformar el interior de una propiedad recién adquirida en el sector de Riomar, en Barranquilla, era el encargo original de los propietarios de esta casa para el arquitecto neoyorquino Virgilio Sierra, de Estudio Morfo, su firma, con sedes en la capital del Atlántico y en París.

Acá también le contamos la historia de una antigua plaza de toros que ahora es un centro comercial.

Fotografía: ©Andrés Valbuena Producción: Ana María Zuluaga Asistente fotografía: Pablo Valbuena

 

No obstante, luego de iniciar el proceso de diseño, los dueños tomaron una decisión radical: demoler la vivienda existente y reutilizar parcialmente su estructura para levantar una nueva. Este cambio de planes, junto con la progresiva compra de los predios vecinos, permitió perfilar el proyecto como una residencia que se construye por etapas, dejando espacios vacíos, como una casa que crece entre jardines.

Fotografía: ©Andrés Valbuena Producción: Ana María Zuluaga Asistente fotografía: Pablo Valbuena

Es usual que la arquitectura doméstica, aquella que construye el ambiente familiar e íntimo, se mezcle con formas de habitar que podrían parecer ajenas al ámbito de un hogar. Existen viviendas que son estudios y galerías de arte, o quizá es más común y cada vez más frecuente que el mundo laboral se incorpore a la morada gracias al teletrabajo. Este proyecto no es la excepción, pues se concibe como un club, como un lugar para el descanso, el placer y la vida social.

Fotografía: ©Andrés Valbuena Producción: Ana María Zuluaga Asistente fotografía: Pablo Valbuena

Su configuración arquitectónica refuerza la idea de una espacialidad introvertida que se abre a espacios interiores a cielo abierto, de uso común con áreas recreativas. Un muro perimetral aporta privacidad y aísla la residencia de la calle, mientras los jardines y la zona de la piscina amalgaman los volúmenes. Su frente urbano oculta un oasis donde la luz y la vegetación cualifican todo.

Fotografía: ©Andrés Valbuena Producción: Ana María Zuluaga Asistente fotografía: Pablo Valbuena

El acceso a la vivienda está determinado por la franja de parqueo con zonas verdes entre el muro exterior y la estructura. Una vez adentro, una secuencia de salas con fachadas acristaladas que miran al jardín reciben a los visitantes. Sobresale una estrategia interesante en la cocina: el arquitecto optó por separarla de uno de los muros medianeros a través de un corredor de servicio con un jardín vertical, que llena de verde este sector. Los distintos salones y el comedor, diseñados como ambientes sencillos y diáfanos, tienen un mobiliario de líneas simples, contundentes y sofisticadas, en su mayoría de la firma italiana Minotti, representada en Colombia por la compañía Schaller.

Fotografía: ©Andrés Valbuena Producción: Ana María Zuluaga Asistente fotografía: Pablo Valbuena

A manera de sorpresa, una cava de vinos subterránea permite atender a las visitas en un espacio más privado y separado del resto de la casa. Por otra parte, cinco habitaciones y un área de estar ocupan el segundo nivel. La alcoba principal, amoblada con piezas para exterior de la firma italiana Paola Lenti, tiene un baño anexo a un walk-in closet de gran tamaño y, además, disfruta de un balcón que se asoma sobre la piscina y la generosa zona verde. La parte posterior del lote alberga los ambientes de servicio junto con un gimnasio, un salón de belleza, un cuarto de masajes y una oficina con acceso independiente desde la calle.

Fotografía: ©Andrés Valbuena Producción: Ana María Zuluaga Asistente fotografía: Pablo Valbuena

La monocromía, como una apuesta sobre la materialidad, logra relegar lo que se construye en favor de las zonas descubiertas. El blanco y el negro de los muros de la vivienda se comportan como un telón de fondo para el verdor de los patios y el reflejo de la luz solar sobre el agua y el vidrio. Habitar esta casa es morar en un exterior confinado, estar bajo las sombras de pérgolas y enredaderas, caminar sobre terrazas de madera, es dejar entrar al cielo.

Conozca el restaurante que construyeron en medio de un bosque en China para no talar los árboles.

Fotografía: ©Andrés Valbuena Producción: Ana María Zuluaga Asistente fotografía: Pablo Valbuena

Lo que inició como un proyecto de remodelación se convirtió en un hogar que va ganando terreno y se abre espacio para contener no solo la vida de una familia, sino también el clima cálido de Barranquilla.

Fotografía: ©Andrés Valbuena Producción: Ana María Zuluaga Asistente fotografía: Pablo Valbuena

COMPARTIR